VICENTE ESPINO-JARA

Rafael Delgado,
en la memoria
educativa y literaria

El salón de actos del Colegio Preparatorio, es el recinto histórico idóneo para recordar al distinguido cordobés, escritor, poeta, novelista y ejemplar profesor que contribuyo a forjar en Orizaba como en Xalapa, varias generaciones de jóvenes bachilleres; el maestro Rafael Delgado y Sainz, quien el 20 de mayo de 2014 cumplió 100 años de haber fallecido, justo en el interior del edificio del Colegio Preparatorio de Orizaba, donde se desempeñaba como director, así quedó inscrito para la posteridad en una pequeña placa de mármol al pie del actual Palacio Municipal de la ciudad “nupcial”  como él la llamaba por su cotidiana y densa neblina. (…de entonces). Él está presente, a través del estupendo retrato[1] que le hiciera el maestro catalán Joan Bernadet y Aguilar, para horrar su memoria y recordarlo desde su origen como ex–alumno y su trayectoria docente al frente de las asignaturas de Español y Literatura.
De su paso como educando del antiguo Colegio Nacional de Xalapa, comparto un poema intitulado Diurno, que se supone inédito:

Pues bien, yo necesito decirte padre mío,
Que estoy modorro y lánguido de tanto parrandear;
Que ya se acerca Octubre, que ya comienza el frio;
Que tengo las materias flotando en el vacío.
Y dicen, y es seguro que me han de reprobar

Yo quiero que tu sepas que al expirar el año
Me siento ya sin fuerzas, con ganas de morir;
Que no quisiera darte tan fiero desengaño,
Que temo el gran desastre, que temo hacerte daño
Y que antes que suceda lo debo yo decir

De noche cuando pongo mi sienes en la almohada
Y muy abrigadito me empiezo a revolver
Pensando en los exámenes, me digo: ¡Si no es nada!
¿Por qué te asustas, chico, si al fin de la jornada,
con cero o sin ceros, que te ha de suceder?

Confieso que en Enero me dije: ¡El mundo es mío!
¡Quién piensa en el colegio! ¡Quién piensa en estudiar!
Y fue pasando el año, y vino el fin, sombrío
El mes de Octubre tétrico, interminable y frío
Y no hay poder humano que me haga trabajar

Corral está furioso, y acaso es necesario
Matarse como un burro para poder pasar…
Encuentra en cada alumno un mozo perdulario
Y en esto miro al triste funesto corolario
Que en jerga de estudiantes se llama reventar

Nogueira esta rabioso; Miss Fay[2] está que brama,
Que a veces no gustarle cuando le dicen yes
Que los pronunciamientos la ponen en la cama…
Y agrega Mr. Bauza[3]  ardiendo en noble llama:
No hay uno, ni Tinoco que llegare a hablar inglés.

Comprendo que a estas horas diréis allá en la casa:
Ya pronto viene el niño, muy guapo y muy feliz…
Arréglenle su cuarto… ¡Cuidado quien se atrasa!
Y yo me digo a solas ¡No saben lo que pasa!
Ignoran que estoy bota y el mal es de raíz

A veces pienso en daros la eterna despedida
Fugarme de Jalapa, largarme al militar,
La vida del soldado es vida divertida,
Lucir el uniforme, y con la frente erguida
Subir, bajar y a todas constantes enamorar

¡Qué hermoso hubiere sido el caminar derecho,
Con sin igual empeño y ruda aplicación!
¡De sol a sol estarse pegado en el barbecho!
¡Qué grande la distancia que va del dicho al hecho!
¡Qué triste y vergonzoso el magno revolcón!

Figúrate que hermoso el viaje y la llegada…
La novia dichosísima, con rostro de clavel;
La música del pueblo sonora y acordada
La casa muy alegre fandango y tamalada
Y yo espoleando el flaco pacífico corcel

Bien sabe dios que ese era mi más hermoso sueño;
Mi dicha incomparable, tu gran satisfacción!
Pero salió borrego mi estudiantil empeño…
¡Por dios que no te enojes y que tu adusto ceño
Se torne en cariñosa y dulce compasión!

Prometo (¡te lo juro!) que voy a hacer la lucha
Y que el año próximo me portare mejor…
¡Papá, no me regañes y por favor escucha!:
Remíteme diez pesos que mi pobreza es mucha
Y que si no me ayudas me faltara valor.[4]

Sin duda, es un poema compuesto a partir de la taciturna desesperación que le abrumaba, pero que encausado en un remolino de pasiones de su alma le llevaron a buscar alivio en la mismísima lengua de amor filial a su padre, por el insoportable sentimiento de no acreditar las asignaturas y su falta de dinero.
De otros recuerdos que se resguardan en el Colegio, están los testimonios documentales, nóminas y registros de asistencia que como docente ejecuto y el libro de texto: Lecciones de Literatura[5] que dedicó el 8 de septiembre de 1904, bajo la consigna en el prólogo, de ser práctico, porque no se trataba dice: de hacer literatos, sino que los alumnos aprendieran a hablar y a escribir bien.
En su contenido de 237 páginas refiere obras de sus contemporáneos; Salvador Díaz Mirón, Joaquín Arcadio Pagaza, Josefa Murillo, José Joaquín Pesado, Enrique González Llorca y desde luego José López Portillo y Rojas a quien le unió una profunda amistad.
Como datos curiosos agrego tres: el día 13 de abril de 1904, de 07:00 a 07:45 am, le correspondió a nombre de este Colegio, montar guardia de honor ante el cadáver del Lic. Manuel R. Gutiérrez, (profesor que fue de Electricidad Industrial en el Colegio) expuesto en el salón de actos de la Escuela Normal Veracruzana.
El 25 de enero de 1905, por acuerdo del Gobernador del Estado, se enviaron al plantel 30 ejemplares de la obra de Literatura escrita por el señor Don Rafael Delgado, para proveer del texto a los alumnos del primer curso.
Para junio de 1905, el Gobernador de Chihuahua, Enrique Creel, convocó a estudiantes y profesores de las escuelas civiles del país, a través de la Junta Patriótica “BENITO JUÁREZ” a recabar fondos y mandar colocar en la antigua Villa de Paso del Norte hoy Cd Juárez un monumento para perpetuar la memoria del patricio. Para tan patriótico fin la comunidad de nuestro Colegio, organizo una velada en el teatro “Cauz” y se reunió un total $ 48.26, de los cuales 26 centavos se utilizaron para el giro y nuestro homenajeado aporto .50c, partiendo de la premisa que su sueldo quincenal era de $ 75.00 pesos.[6]
De sus diversas publicaciones poéticas en el “Boletín de la Sociedad Sánchez Oropeza”,[7] de Orizaba, se transcribe un párrafo de una composición leída por él en el Teatro “Llave” con motivo del quinto aniversario de la asociación celebrado el 15 de septiembre de 1885:

Esa juventud ardiente
A tu dicha consagrada
Te hará grande y respetada
De uno y otro continente
Y de levante a poniente
La fama, rasgando el viento
Dirá con heroico acento
Que repetirá la historia
Que eres patria de la gloria
Del trabajo y del talento.


Finalmente es oportuno recordar cómo se refería él mismo a sus  cuentos, obras poéticas y literarias:
            “Son hijos míos, hijos de mi corto entendimiento, y nacidos todos ellos en horas de amargura y días nublados, casi al mediar de mi vida, de esta pobre vida mía que no será muy larga, y en años en que sólo el cultivo del arte puede alejar de nosotros el recuerdo se seres amados, idos para siempre, y en que, dolorido el corazón, nos entregamos de grado a las añoranzas de la muerte” [8]
Sin duda, nuestro querido maestro Rafael Delgado, disfrutó de la existencia con placer y sentimiento, ahora nosotros nos deleitamos siguiendo sus pasos.




[1] Colección Pictórica del Colegio Preparatorio de Xalapa-Patrimonio Cultural de los Veracruzanos.

[2] Harriet C. Fay, docente de la asignatura de Inglés del CPX.
[3] Efrén Bauza, docente de la asignatura de Inglés del CPX.
[4] “Diurno” texto manuscrito tres hojas. Colección Particular MNyPR
[5] Lecciones de Literatura. Rafael Delgado. Jalapa, Enríquez. Imprenta del Gobierno del Estado. 1904. Colección Particular.
[6] Archivo Histórico Escolar. 1902- 04- 05. Colegio Preparatorio de Xalapa.
[7] Tomo I. Estado de Veracruz. Orizaba. Septiembre 15 de 1885. No 16, Págs 15-19. Colección Particular.
[8] Álbum Salón. Ilustración Mensual. Cía Editora Prensa Gráfica. México. Abril 1925. Colección Particular

No hay comentarios: