No.17 NARRADORES DE MÉXICO

NARRADORES DE MÉXICO

No.17 Nueva época / Marzo 2007







Por: Mario Hernández Vázquez

--------------------------------------

Con motivo de la celebración de los ochenta años de Gabriel García Márquez, la revista Cultura de VeracruZ, en su entrega número 17, correspondiente a marzo del presente año, ofreció sus páginas a recoger materiales fundamentales de Narradores de México. En consecuencia salió a la luz pública este magnífico ejemplar, donde se incluye un registro de los principales autores de varias partes de la Republica mexicana. Esta selección se abre con el relato “Milagros de la memoria”, de Sergio Pitol. Un relato verdaderamente deslumbrante por su capacidad de rescatar algunos valiosos recuerdos del período juvenil cuando el autor de El arte de la fuga o El mago de Viena, comenzó su etapa de viajero y al mismo tiempo de escritor. Dentro del paralelismo que desde el presente, Sergio Pitol analiza ante la perspectiva del tiempo la huellas de un pasado que marcó definitivamente al Premio Miguel Cervantes de Saavedra 2005.
Sin duda, “Milagros de la memoria” representa la maestría narrativa por recuperar aquellos fragmentos de la experiencia existencial y creativa de Sergio Pitol. También destaca en la lectura de este formidable texto, la insistente preocupación por la labor de lector; es decir el papel de aceptar ser contemporáneo de todos los escritores en cualquier parte del planeta. Vale la pena volver a leer varias veces la escritura perfecta y transparente de Sergio Pitol, como parte del amor apasionado por la literatura. Hay que recomendar a los lectores permitirse el lujo de sentir los latidos y las respiraciones de este magistral relato, aparte de obtener verdaderas enseñanzas cuando alguien empieza por aproximarse a un texto literario. En verdad, no hay que perder una sola línea de los “Milagros de la memoria”, relato que abre esta muestra de Narradores de México, incluida en este número de la revista Cultura de VeracruZ.
Por su parte, el escritor nacido en Sonora, Gerardo Cornejo incluye dos cuentos. Uno con el título “¡Aquí te vas a quedar…!”, el segundo “Microbios de Luz”. Me parece importante repetir algunos aspectos de la poética de Gerardo Cornejo, que en forma epistolar envió a Raúl Hernández Viveros, Director de Cultura de VeracruZ. De su primer cuento dice que “emergió de mis recuerdos de niñez cuando fui testigo de la violencia primitiva de los Minerales de la sierra”. Con relación a su otro cuento, Gerardo Cornejo dice que “me surgió mucho años después cuando visitaba un viejo Mineral todavía en funcionamiento y donde las condiciones de los mineros eran deplorables”.
Efectivamente la lectura de estos relatos de Gerardo Cornejo llegan a causar preocupación y malestar por las descripciones en que sobreviven los mineros mexicanos, con salarios bajos y frente a los peligros que acechan al descender en las entrañas de la tierra para buscar al costo hasta de sus vidas, un poco de dinero con que llevar alimentos a sus hogares. René Avilés Fabila ofrece también dos cuentos: “La amada ideal” y “Esculapio, el enemigo de todos”. Textos maravillosos que demuestran la constancia y el esfuerzo de un autor que a dedicado toda su vida a la creación literaria y a la divulgación de la literatura mexicana, en suplementos y revistas literarias, particularmente en El búho.
René Avilés Fabila se define de la siguiente manera “como alguien que vive de su trabajo escrito. Nunca me vi como político, ni como médico, ni torero; desde que tuve una edad razonable me visualice como escritor. Por fortuna siempre viví en un mundo de libros y de actividades culturales”. En orden cronológico aparece el relato “El tratamiento de Aladino o la historia de Plinia”, de Marco Tulio Aguilera Garramuño. Su lectura desemboca en un placer por continuar con las historias narradas por este autor colombiano, aunque en una nota de pie de página, Raúl Hernández Viveros informa que cuando “obtuvo el segundo lugar del concurso de La Palabra y el Hombre, y Sergio Pitol el primero; decidió radicar en la capital veracruzana, en donde realiza labores académicas y de creación literaria. Por lo tanto arraigó hasta ser reconocido como parte del paisaje de Veracruz”.
De Mario Calderón aparece su relato “No sería hombre”; a base de diálogos con una enorme fuerza expresiva de la gente del campo se recrean el ambiente y el leguaje de los campesinos de Timbinal, Guanajuato, lugar de origen de este poeta y narrador. En la nota “Mi idea narrativa”, Mario Calderón analiza su trayectoria en el campo del cuento mexicano; recurre como apoyo bibliográfico a destacar algunos comentarios de críticos literarios que reseñaron sus libros, en su nota autobiográfica “Mi idea narrativa”. En orden cronológico, está el hermoso texto de Arturo Trejo Villafuerte “De cómo Joseph Conrad inventó la Cuba Libre y lo demás que sucedió”. Por su puesto este autor ofrece un hermoso homenaje al autor de origen polaco, y demuestra su antigua devoción por este tipo de bebidas.
Esteban Domínguez Ibarra originario de Chiapas, en su colaboración “Un brioso caballo” recurre a la meta literatura para inventar un relato que se mezcla entre la ficción y la realidad, junto a la reflexión sobre su quehacer literario. La comparación entre la dificultad de sostenerse bastante tiempo sobre un caballo, es idéntica a la lectura de un buen cuento que nos lleva hasta el final cuando llega la caída o el salto hacía la verdadera literatura. Como lo comprueba, la narración “Un pequeño mundo cerrado”, de Pedro Ángel Palou, que irrumpe en los terrenos o planos de la perfección, porque cada línea se encuentra afinadamente trazada.

Pedro Ángel Palou, rector de la Universidad de las Américas en Puebla , convalida su amor y respeto por la creación literaria, lo cual funciona dentro de sus meditaciones “Credo mínimo”, donde confiesa que “los escritores a cuyo linaje a aspiro a pertenecer lejos de contentarse con crear un mundo y con dejarse habitar por él, creen que el ejercicio narrativo es un continuo, esquizofrénico y mortal acto de desdoblamiento”. Realmente las enseñanzas de Pedro Ángel Palou que proviene de la lectura de su comentario, colindan con el placer de la literatura.
Manuel Llanes originario de Sonora aborda los caminos de la fantasía, que llega a emparentar con las búsquedas de los autores de España de recientes promociones. Interesante relato que advierte de la bipolaridad de cada ser humano en cualquier momento puede sacar a la luz pública. César Silva Márquez, originario de Ciudad Juárez, da a conocer en este número de Cultura de VeracruZ, tres fragmentos independientes de su novela. Harel Farfán Mejía, cuyo lugar de origen es Nezahualcoyotl, D.F., participa con su texto “La casa”, en el cual rinde reconocimiento a Julio Cortaza. Adán Echeverría, cada vez más se define con su escritura como uno de los escritores actuales más importantes de Yucatán. Sus narraciones “De Coyoacán a Río Elba” y “Día 8”, incluidos en estas páginas, revaloran lo dicho.
Tres narradores nacidos en la capital de Veracruz Carlos Manuel Cruz Meza, Magali Velasco Vargas y Juan Pablo Rojas Texon sobresalen por su capacidad creadora y de verdadera devoción hacía este género literario. Sin embargo la revelación, gracias a esta muestra de Cultura de VeracruZ, resulta con la lectura del cuento “Hannah y Martin”, porque la escritura logra el balance entre la literatura y la filosofía. Con este relato, Juan Pablo Rojas Texon obtuvo el primer lugar del concurso nacional de cuento “Beatriz Espejo”. Por su parte, Carlos Manuel Cruz Meza con su cuento “La cueva del unicornio” continúa abriéndose brecha en las letras nacionales. Magali Velasco Vargas con su cuento “Tzotl” ratifica que ya es una realidad en la cuentística de México.
Cultura de VeracruZ, cada mes respalda a la nueva promoción de escritores a nivel nacional, por lo cual vuelve a editar un relato “Olor a muerte”, de Jonathan Minila Alcaraz, ya que en el número 15 ofreció una muestra de este autor originario de D.F. Josué Barrera nació en Torreón, con su relato “Conversación”, provoca el análisis de la crisis en que viven algunas parejas de jóvenes. Javier Murguía, de Sonora, diserta sobre la imposibilidad de compartir la soledad con lo que nos rodean. Zita Noriega, poeta que nació en el DF, en 1984, cierra esta valiosa muestra de Narradores de México, con una pequeña pieza narrativa digna de la sensibilidad que debe captar cada línea en la brevedad de su cuento “Paseo nocturno 3”.
Los lectores entusiastas y seguidores apasionados por este genero literario, pueden tener ahora la oportunidad de acudir a las páginas de la revista Cultura de VeracruZ, y enfrentarse a las grandezas, delirios y sueños que se concentran en cada uno de los relatos insertados en la muestra Narradores de México, que se suma al anterior volumen Narradores veracruzanos, también editado por Cultura de VeracruZ. Entre la fantasía, la realidad y la filosofía cada relato plantea interesantes y hermosas historias. Como define Juan Pablo Rojas Texon, en su colaboración:
“Literatura es la memoria cultural cuyo ropaje se superpone perdurablemente a la muralla del olvido, con matices juveniles e intensos; es la trascendencia imperecedera de las vidas finitas que han sido engullidas por la deriva de la temporalidad. De estos pensares literarios, algunos han estado siempre a flote; otros, en cambio, han reaparecido, como Jonás, expulsados del vientre de la ballena, pero frescos aún después del largo enclaustramiento. Se trata de un arte que las generaciones de los hombres, urgidas por diversos motivos, acogen con previo fervor y misteriosa lealtad. Y es preciso señalar que junto a esa lealtad reiterada y secular camina siempre un aspecto histórico y subjetivo”.
La fascinante admiración por la gran tradición de los relatos, tal vez sea advertida por cada lector que se atreva a incursionar en las páginas de este número de Cultura de VeracruZ. Entre la variedad de voces narrativas, existe el aliento por rescatar a diversos escritores procedentes del territorio nacional. De hecho, de la lectura de este libro Narradores de México, pueden desprenderse consecuencias sabias por su contenido y sus intenciones. A lo que, Raúl Hernández Viveros, Director de Cultura de VeracruZ, en el colofón plantea:
“Algunos lectores se preguntarán: ¿antología, selección, registro, o encuentro? Cada quien puede opinar a su gusto. Exclusivamente existe la vertiente de alcanzar la excelencia literaria; aparte de demostrar la calidad de nuestros narradores. No me queda otra cosa que invitar a los lectores a penetrar en un territorio fascinante y maravilloso, habitado por las imágenes y las historias que describen al mundo desde diversas y ricas regiones de México, y en particular la voz narrativa de la joven literatura nacional.
“El don más grande reside en la imaginación”, “La imaginación es el sentido maravilloso que puede reemplazar todos nuestros sentidos –y que está ya completamente en nuestro poder”, expresó Novalis. Lo repito como homenaje de Cultura de VeracruZ, a los 80 años de Gabriel García Márquez, a quien la Universidad Veracruzana respaldó en su carrera literaria con la primera edición de Los funerales de la mamá grande”.


Portada:
[ Dar click en la imagen para ver en grande ]



2 comentarios:

Anónimo dijo...

Deberían verificar la autoría del texto de Zita noriega que publican en su revista. Más que nada, porque ha plagiado en su blog al gran autor chileno Guido Eytel y ha tenido la desfachatez de añadir a pie de texto la marca de los derechos reservados.

Pueden comprobarlo en http://karmma-kalipzo47.blogspot.com/2007/08/harry-cluster.html leyendo todos los comentarios que sobre el texto de Harry Clúster hemos hecho quienes conocemos y podemos probar su autoría.

Anónimo dijo...

Ustedes pueden conocer la capacidad artística de Juan Pablo Rojas Texon, célebre maestro del Instituto Panamericano de Xalapa Veracruz, aquí una muestra con una de sus alumnas de la preparatoria, este es el resultado de la conquista con la poesía http://www.123-amateur.com/fotos/amateur/0907100536eh/th