No.21 RECONOCIMIENTO A LUIS ARTURO RAMOS

Reconocimiento a Luis Arturo Ramos
No.21 Nueva Época / Julio 2007



Por: Mario Hernández Vázquez
--------------------------------------

En el reciente número 21, correspondiente a julio del año en curso, de la revista Cultura de VeracruZ, se hace un verdadero reconocimiento a Luis Arturo Ramos, por su carrera de escritor y editor. Por lo cual aparece a luz pública la ponencia que leyó el crítico literario Vicente Francisco Torres bajo el título “Historia de dos amigos”, texto leído en la mesa redonda en homenaje al autor originario de Minatitlán, Ver. , en el escenario de la Feria Permanente del Libro de la Universidad Veracruzana. Acto celebrado el 27 de julio pasado, que forma parte de los festejos de aniversario por los 50 años de vida de “La Palabra y el Hombre”, y la dirección editorial de nuestra Máxima Casa de Estudios en el estado de Veracruz.
Durante su intervención, Vicente Francisco Torres recordó la amistad con algunos escritores radicados en la capital veracruzana, y mencionó la necesidad de: “contar este episodio porque, hasta donde sé, ni Luis Arturo ni Raúl lo han hecho, y también porque da cuenta del carácter juvenil de esa amistad que se iría tornando seria con los años. El tiempo y el cuerpo se encargaron de que cambiásemos el ron por el whiskie, el autor de Del tiempo y otros lugares lo fue también de Violeta- Perú, Los viejos asesinos, Intramuros, Éste era un gato y La señora de la Fuente. Me parece que lo más osado que hicimos fue ir a meternos en los laberintos de Tepito para ver una tienda en donde vendían, exclusivamente, auténticos objetos nazis que quién sabe qué mente calenturienta se encargaba de reunir; eran los tiempos en que Luis Arturo escribía, o acababa de publicar La casa del ahorcado, novela que tiene como corazón una historia de nazis que, recientemente, dio pie a un libro de título humorístico: Los argentinos no existen”.
Vale la pena la lectura completa de este texto porque refleja verdaderamente la importancia del movimiento literario en Veracruz, y además se menciona el valor y distinción del principal órgano de difusión editorial sobre los trabajos de investigación y creación, que es “La Palabra y el Hombre”. Por otra parte, en las páginas de Cultura de VeracruZ, se actualizan las primeras declaraciones sobre su obra literaria y mencionan como dato bibliográfico la entrevista “Aproximación a Luis Arturo Ramos”, realizada por Juan B. Zilli y Guillermo Villar, publicada en julio de 1975 en la revista “Cosmos”. También se recogen las fotografías que ilustraron este interesante material bajo la dirección de Raúl Hernández Viveros, hace más de tres décadas.
El director de Cultura de VeracruZ, comenta que: “Como un acto de reconocimiento, la Universidad Veracruzana ha entregado Doctorados Honoris Causa, a distinguidos intelectuales y académicos. Por ejemplo, hay que mencionar, entre otros, a José Luis Cuevas, Sergio Pitol, Enrique Florescano, José Emilio Pacheco, Carlos Fuentes, Fernando Savater, y Edgar Morín. No obstante, el presente año se concederá a Carlos Monsiváis, Carlos Jurado y Mario Muñoz, en un acto encabezado por el rector Raúl Arias Lovillo.
Con los tres nominados he sostenido una larga amistad. Con Monsiváis desde los tiempos del suplemento cultural La cultura en México. El nombre de Carlos Jurado lo encontré en la dedicatoria a la novela Los hombres verdaderos, de Carlo Antonio Castro, y posteriormente pude relacionarme con él durante una visita a Cuba, que en este número de Cultura de VeracruZ, Vicente Francisco Torres recuerda a su manera. .
Pero la larga travesía desde los años de bachillerato y universitarios, con Mario Muñoz, reflejan la verdadera construcción de un grupo generacional qué brotó de la Facultad de Letras de la Universidad Veracruzana. Donde en sus aulas, años más tarde se entregó varias décadas en la formación de profesores y escritores. En la ciudad de Orizaba, participó conmigo en proyectos editoriales, como fue la revista México Nuevo. Después en la capital veracruzana colaboró en Academus, y Cosmos, en forma de reconocimiento Cultura de VeracruZ, da a conocer una de sus primeras traducciones del polaco Konstanty Ildefons Galczynski “Hitler y Eva Braun”, que apareció en el número 7 de la revista Cosmos, con fecha 15 de febrero de 1974”.
Conviene destacar la traducción del francés de Porfirio Mamani-Macedo sobre el poeta Max Alhau, con los fragmentos poéticos de “Instantáneas”. Además el escritor peruano Porfirio Mamani-Macedo ofrece a los lectores su breve ensayo: Proximidad de lejanías de Max Alhau. Cabe mencionar el rescate del filón poético de Jaime Turrent, con su sección “Incendio silencioso”. Sus líneas reflexivas enfocan algunos aspectos de las heridas existenciales. Abarcan la inquietud de la ensoñación con los dardos sentimentales: “En tus mentiras/asoma inexorable/la deslealtad.” Otro haikú bien logrado es “Vaivén del polvo /en la quieta luz diurna /manto de olvido”. Daniel Arturo Islas Cabrera da a conocer su cuento: “El oscuro cañón de un revolver”, donde advierte de las posibilidades negativas, en el brote de la violencia de algunas ciudades mexicanas, como es el caso de las muertas de Ciudad Juárez. El poeta yucateco Adán Echeverría colabora con su texto “Kallisti”.
Merece mención aparte la entrega de Gabriel Fuster “Tres veces Bilín”, por demostrar que ya ocupa un lugar transcendental en el campo de la narrativa nacional. Iván Vergara con su “Breve muestra poética”, permite vislumbrar aspectos interesantes en la creación literaria. Un ejemplo de su talento es el siguiente poema: “Nadie lo dijo/pero lo que lleva el conejo/en la otra mano/era lo mío,/guardado con celo de leona,/ganado en el riesgo/otorgado como manantial./Nadie lo dijo/pero era un ladrón/ una sonrisa plateada/-que me roba el silencio-/y naufragios de historia/Nadie lo dijo/pero ese conejo era mi suerte,/mi pasado, mi derrota,/mi presente en esperanza,/mi futuro/una higuera partida”, tomado de su poemario: Evocaciones, mascotas y miedos. Alegoría de un mito.
Sin embargo, el poeta veracruzano Guillermo Landa con su “Lumen Sensibus”, sobresale por su proyecto de ser contemporáneo a las propuestas estéticas en cualquier parte del mundo. Sus imágenes se abren con el colorido y el movimiento de la vida. Aunque como dijo Rilke “para escribir un solo verso hay que haber visto muchas ciudades, hombres y cosas…”, Guillermo Landa en su largo peregrinaje por territorios lejanos, también transciende lo infinito en la dinámica de los viajes imaginarios.
Con este número de Cultura de VeracruZ, se logra el encuentro con la poesía, y particularmente con la divulgación por vez primera en México, del extraordinario poeta francés Max Alhau. Lo cual distingue una vez más la aparición mensual de este espacio literario que pone en alto el nombre del estado de Veracruz. Es suficiente con repetir las líneas de Max Alhau: “Nada elimina lo que fue gobernado por el tiempo, por las palabras que no terminan de resurgir, cuando no hay nada más que agregar. Pronto el eco se borra y los caminos de antaño recorridos, se agregan a lo que ya no existe. La piedra estalla debajo del hielo y el dolor, brecha insondable ante la fascinada mirada”.

Portada:
[ Da click en las imagenes para ver en grande ]






Comentarios

Entradas populares de este blog

La autonomía cultural

REVISTA 102

No.20 ESCRITORES DEL PUERTO DE VERACRUZ