Nuevo formato de Cultura de VeracruZ

DESCARGA EN LA IMAGEN REVISTA DE ENERO 2011
























Por Alberto Hernández Vásquez







Con motivo del XV aniversario de la revista Cultura de VeracruZ, acaba de aparecer a la luz pública, el número 60 con un nuevo formato ahora tamaño carta que ofrece otra perspectiva de este proyecto editorial independiente. Abre sus páginas la interesante propuesta: “Reorientar la cultura”, del narrador xalapeño Edgar Aguilar. Impresionante reflexión sobre el papel que deben desempeñar los institutos de cultura estatales antes de su posible desaparición. Debido a que en otras entidades, como la de Puebla, se plantea la necesidad de transformarse como fondos estatales para la cultura y las artes. Esto con la finalidad de ubicar la verdadera posibilidad de fomentar y respaldar las expresiones culturales en cualquier rincón de la República mexicana.


Por su parte, el poeta Mario Calderón colabora con su ensayo “Relación del nombre propio y el apellido de personajes con su carácter y su actuar”. Es importante interpretar la propuesta de que: “esta reflexión persigue dos propósitos: el primero es de tipo lingüístico. Pretende mostrar que existe una relación directa de motivación entre nombre y apellidos de una persona y su labor en la historia de la humanidad; encierra la intención de descubrir y exponer el verdadero valor de la obra de algunos protagonistas de la historia y la cultura universal a través del desciframiento de la significación del lenguaje, evadiendo los arreglos de las diversas tendencias de los historiadores. En realidad, se trata de la descripción de un fenómeno de significación.”

Sin duda alguna, vale la pena la lectura del estudio de Mario Calderón, porque plantea que a través del conocimiento del nombre de las personas, se puede alcanzar a interpretar la personalidad y el perfil de las ambiciones personales. Del artista gráfico Israel Alvarado Torres, se incluye su breve texto: “¿Quién lo hizo?”. Otro ensayo histórico lo presenta Porfirio Mamani Macedo, acerca de “La biografía de Melgar”; seguimiento crítico sobre uno de los intelectuales peruanos que impulsaron la Independencia.

Se incluye un cuento premiado en Argentina de Gustavo M. Galliano, “La casa de mi vida”, que tiene como escenario la ciudad de Santa Fe. La revista Cultura de VeracruZ recoge “Dos sonetos”, del escritor originario de Coatzacoalcos, Ver.: Carlos Alemán (1976-2010). El narrador veracruzano Samuel Pérez García, en su nota “La vida es maravillosa” destaca la amistad que tuvo al final de la vida con su colega que nunca pudo obtener el apoyo institucional para dar a conocer su obra poética.

También en la sección de reseñas y comentarios, el escritor argentino Carlos Roberto Morán, analiza “El regreso de Ricardo Piglia”. Edgar Aguilar, se asoma en las profundidades de la novela Verano de J.M. Coetzee, en las líneas de “Retrato de un escritor muerto”. El escritor xalapeño Irving Ramírez, participa con sus profundas notas reflexivas: “Del oficio de rascarse la espalda”, y “Fuentes de la novela”. El director de Cultura de VeracruZ Raúl Hernández Viveros, informa sobre “La visita de Rubén Darío”. Acto cultural que el año pasado ni siquiera tuvo alguna conmemoración por parte de las autoridades federales o estatales. Del narrador xalapeño Omar Piña, se reproduce su comentario acerca de la violencia que experimenta nuestro país en “Viento de San Miguel Arcángel”. Otro escritor originario de la capital veracruzana Armando Ortiz, participa con su artículo “Breve carta a una joven poeta”, en el cual confiesa no sentirse todavía poeta.

El autor originario de Río Blanco, Ver., Edmundo López Bonilla, lleva a cabo una sátira: “A propósito de la letra CH”, en la cual advierte de la desaparición de la letra “H” en nuestro idioma. Una trascendental colaboración es la de Lina Odena Güemes Herrera, con su pequeño ensayo “Los mirlos se están muriendo”. Discurso sobre la situación cultural en México, y la crisis económica y política. Lina Odena Güemes Herrera, en uno de sus párrafos señala que: “Lo mismo ocurre con las mujeres vejadas y asesinadas día a día en el aparato de Estado controlador y vigilante, de estructura panóptica, que ha perdido el poder y no puede –o no quiere ver— que con cada mujer que muere se va del mundo una parte de la humanidad que debió ser honrada como matriz de vida. Por esto hay que repetir ¡Desde la más profunda indignación de un pueblo que se siente herido en su dignidad por la impunidad de los poderosos!, Ni una gota más de sangre.”

Concluye este número sesenta de Cultura de VeracruZ con la nota y fotografías Álvaro Brizuela Absalón, relacionadas con la expresión cultural de “La danza de los Parachicos en Chiapa de Corzo”; explica su experiencia etnográfica sobre un tema educativo mexicano que recientemente fue declarado patrimonio cultural de la humanidad. Se debe distinguir la mirada antropológica de Álvaro Brizuela Absalón, a través de cada una de sus fotografías esparcidas en las páginas de Cultura de VeracruZ, ya que refleja la excelencia académica de un investigador originario de Catemaco, Ver.




No hay comentarios: