Muestra de Luis Vidal Martínez en Cultura de VeracruZ,

DESCARGA LA REVISTA OCTUBRE 2010 AQUI ABAJO:

DESCARGA AQUÍ




























Por Alberto Hernández Vásquez


La revista Cultura de VeracruZ, número 59, octubre 2010, da a conocer dentro de sus páginas y portada, una serie de dibujos de Luis Vidal Martínez. Por lo cual, Álvaro Brizuela Absalón reconoce que se trata de “ilustraciones que complementan, son obra de Luis Moisés Vidal Martínez, pintor nacido en Santiago, Chile, y de corazón xalapeño. Lucho, como lo conocemos sus amigos, vino a radicar a Xalapa a raíz del Golpe de Estado en 1974, como profesor, en 1975 se incorporó a la Universidad Veracruzana impartiendo el Taller de Grabado en la Escuela de Artes Plásticas. Posteriormente pasó a formar parte del personal académico del Museo de Antropología, donde compartimos experiencias, y es el lugar donde comienza una fructífera carrera, y también donde nacieron los antinucleares Bichópodos, las Flores y los Guerreros Arqueológicos”.
También Álvaro Brizuela Absalón reconoce que dichas ilustraciones fueron realizadas “al estilo antiguo, de esas en que palpamos el papel y escrita a mano, la envió por el correo de aire, cuando abrí el sobre, empezaron a brotar las flores y a saltar los guerreros, imágenes que son los bocetos para un futuro mural allá en Santiago, que tiene que ver con el contenido del mural: la belleza que es alegría, el tiempo y la verdad. Estos dibujos a tinta, que hoy compartimos con los lectores de Cultura de VeracruZ, también son un reconocimiento al Gran Maestro y hombre generoso, que ha sabido compartir los colores del camino a través de su obra, que la define como Bioarte; concepto basado en la observación, en la vida de su entorno, arte orgánico, que es fuego, agua, tierra y viento”.
Dentro de las colaboraciones, en esta entrega hay que revisar el espacio de la poesía. Yamily Falcón, (1976). México D. F. Estudió dos semestres en la Sociedad General de Escritores de México (SOGEM). Ha colaborado en revistas literarias como “Meretrices” de Jalisco y en “Almiar Margen Cero” de España. Comparte la escritura breve de “Dos poemas”. En algunos de sus versos, acepta que: “Parte de mi vida son silencios / Tropiezo con el denso sabor de la oscuridad que habita tus ojos / Me oculto en el hueco más profundo del olvido / Esos ojos van borrando mi esqueleto / Al miedo escandalizo / Arrastro la presencia que me incluye y destierra… / Un reflejo golpea mi consciencia… / Al tiempo en que devoro mi cabeza”.
El poeta veracruzano Edgar Aguilar, da a conocer una muestra de su reciente creación, y con la serenidad de la reflexión expresa que: “Apenas tiras delgadas / cayendo / gravitando / qué perezoso día / inflado / como un globo / en lo alto / quemándose / de tanto cielo / de tanto fulgor / repentino / sobre sus anchas espaldas / robustas espaldas / pues la historia / como un hilo / como un globo quemado / humeante va trepando ese cielo / puesto al revés / y ya no es eso que parece / sino un infierno / donde cae el globo / desinflándose / como una flor muerta / pero sin vida / sofocada /y oscura”.
Angélica González Macías, originaria de la capital veracruzana, fragmentos de su reciente trabajo poético. Nos explica que: “Se dice el poema, pero no la luna que lo hizo. / Se aconseja al poeta que se rasque con sus propias lunas. / Quien noches tiene, en poesías piensa. / Aunque el poeta se vista de lunas, bohemio se queda. / El que con noches se viste, las lunas lo desvisten. / Está como luna para chocolate. / Qué tiempos aquellos, cuando se amarraba a los hombres con versos. / Recuerda que: poetas somos y en la noche andamos. / ¿A quién le dan poesía que llore?”.
Hay que agregar la lectura de los “Cantos”, de Obed González Moreno, para comprender la representatividad de este género literario, que es el más difícil de la literatura. De igual manera acepta que: “Escribo, escribo, escribo: se recrea el tiempo, lo numinoso despierta, el sudor en mi cuerpo, las ventanas ya no existen, el aire se calienta, la luz se opaca, la tinta se apresura, los ladrillos crepitan, se compactan, me asfixian. / Uno me invita, otro me lo impide, en medio, yo… tirito. / Las tierras se levantan, los cielos avanzan, los recuerdos se detienen, las lágrimas regresan, el dolor se suspende, mis muertos se alzan…”
El narrador veracruzano Fernando Winfield Reyes, publica su texto “Caminando en la noche desnuda”. José Luis Velarde, realiza un sentimental reconocimiento a “Carlos Monsiváis en Ixtac”. El escritor originario de Río Blanco, Ver., Edmundo López Bonilla, reseña el libro “La Revolución Mexicana en Veracruz”, de Bernardo García Díaz y David Skerritt Gardner. Samuel Pérez García, comenta los “Versos de Maria Esther Mandujano”, donde se analizan las aportaciones del libro Fuera del Mapa. Armando Ortiz, se refiere a “La infausta suerte de ser poeta”. Por su parte, Irving Ramírez, ensaya la nostalgia, la soledad y el olvido, en su artículo: “Los Lunáticos enamorados O del enigma y la fábula”. Cultura de VeracruZ prosigue con la difusión de autores veracruzanos, y de otras partes de México.

No hay comentarios: